top of page
  • Jorge y Eugenia

¿Cómo restaurar una silla antigua: Pasos y técnicas?



La restauración de una silla antigua es un proceso que puede ser desafiante, pero también muy gratificante. El objetivo final es devolverle su belleza original y prolongar su vida útil. A continuación, se detallan los pasos y técnicas esenciales para restaurar una silla antigua:



Inspección: Antes de comenzar con la restauración, es importante inspeccionar cuidadosamente la silla para determinar qué reparaciones son necesarias. Asegúrate de tomar fotografías y notas para poder hacer referencia a ellas más tarde. Es importante prestar atención a detalles como el estado de la estructura, las patas, los brazos y el respaldo. También es recomendable evaluar el estado de la madera, buscando cualquier tipo de humedad, carcoma o daños causados por insectos.


Limpieza: La limpieza es un paso crucial en la restauración de una silla antigua. Asegúrate de utilizar productos suaves y no abrasivos para limpiar la madera. Puedes utilizar un cepillo de cerdas suaves y un poco de jabón neutro para limpiar las áreas difíciles de alcanzar. Es importante no utilizar productos químicos fuertes o abrasivos ya que pueden dañar la madera. Si la silla tiene algún tipo de tapizado, es recomendable limpiarlo con un cepillo suave y una solución de jabón neutro o detergente suave.





Reparación: Una vez limpia la silla, es hora de reparar cualquier daño que haya sufrido. Esto puede incluir cosas como reemplazar piezas rotas o reforzar uniones flojas. Asegúrate de tener las herramientas y materiales necesarios antes de comenzar esta etapa. Es importante tener en cuenta que en algunos casos, algunas piezas pueden ser difíciles de encontrar, en este caso se puede considerar fabricar las piezas necesarias.


Lijado: El siguiente paso es lijar la silla para remover cualquier capa de barniz o pintura antigua y dejar la madera suave al tacto. Es importante comenzar con una lija de grano medio (como número 150) para remover las capas antiguas de barniz o pintura y luego progresar a una lija de grano fino (como número 220) para lograr un acabado suave y uniforme. Es importante tener en cuenta que el lijado puede generar polvo y es recomendable hacerlo en un lugar ventilado y con una máscara protector para evitar inhalar el polvo. Además, es importante ser cuidadoso y no presionar demasiado fuerte con la lija ya que esto puede causar rayones en la madera.





Acabado: Finalmente, es hora de aplicar el acabado deseado a la silla. Puedes elegir entre una amplia variedad de acabados, desde cera hasta barniz. Asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante cuidadosamente y aplicar varias capas del acabado para lograr un acabado duradero. Es importante tener en cuenta que cada tipo de acabado tiene sus propias características y beneficios. Por ejemplo, la cera brinda un acabado natural y satinado, mientras que el barniz proporciona un acabado más resistente y duradero.


Finalmente, déjalo secar y listo!





Con estos pasos y técnicas, puedes restaurar con éxito una silla antigua y devolverle su belleza original. Sin embargo, es importante señalar que la restauración de muebles puede ser un trabajo complicado y requiere paciencia y habilidad. Si no te sientes seguro de tu habilidad para restaurar una silla antigua, es posible que desees considerar contratar a un profesional para que lo haga por ti.


Además, es importante tener en cuenta que el proceso de restauración puede ser costoso, especialmente si se requieren reparaciones o piezas de repuesto. Por lo tanto, es recomendable evaluar si la inversión vale la pena antes de comenzar el proceso. Sin embargo, si estás dispuesto a dedicar el tiempo y el esfuerzo necesarios, restaurar una silla antigua puede ser una experiencia muy gratificante y te permitirá disfrutar de una pieza única en tu hogar.


83 views0 comments
bottom of page